Boliches Avenida Maipú: Advierten “falta de controles”, descontrol y ruidos molestos.







La queja de personas trabajadoras, vecinos y transeúntes es la misma; avenida Maipú descontrol.

Contaminación sonora, mugre, peleas, accidentes, personas que orinan en el frente de su domicilio, dificultad a la hora de trabajadores circular por una avenida son todos motivos de malestar y que generan odio en el correntino/a hacia las autoridades en turno.

El funcionamiento de boliches bailables, restobares y pubs sigue dando tela para cortar cada día sábado en la ciudad de Corrientes. 

En diferentes barrios, la actividad de estos locales se traduce en contaminación sonora, disturbios cotidianos y otros en los cuales hasta debe intervenir la policía.

Quien controla esta actividad? 

Los trastornos que les hacen la vida imposible a los vecinos. Ya cansados de pasar largas noches en vela por los ruidos molestos, los frentistas de distintas zonas ponen el grito en el cielo y reclaman que el Municipio tome cartas en el asunto para ponerle fin al desmadre, pero hasta el momento las autoridades comunales no se manifiestan al respecto.

Si bien se cansaron de radicar denuncias ante las autoridades municipales, la situación no mejora. 

En el resto de la ciudad el catálogo de reclamos es inabarcable, y esta semana se sumó la queja del local bailable SEVEN y de 30 Y PICO donde están cansados de convivir con música a todo volumen hasta altas horas de la madrugada.

Diego, uno de los vecinos cercano al local "WARA" se manifestó al respecto y comentó que “la cuestión no es solamente la emisión sonora que genera el local, sino la movilización de centenares de personas en una avenida donde hay riñas, orinan, vomitan y hacen maniobras peligrosas colocando en riesgo la vida de los que van a trabajar temprano, es un descontrol total”.

A su vez, el vecino puso en cuestión las condiciones de habilitación del local.

“Vemos con preocupación cómo vecinos, turistas y portales de noticias de toda la ciudad nos narran todos los fines de semana la misma situación tensa y conflictiva, esto es porque faltan controles”

“Los vecinos tenemos que soportar que nos estacionen vehículos en nuestros garajes y veredas, y que no podamos salir de nuestras viviendas a trabajar a la mañana porque una patota se está agarrando a cadenazos, botellazos, cintasos en la puerta de mi casa, como me tocó a vivir la semana pasada”, dijo otra vecina.

Sobrepasados por la situación, en los barrios afectados no descartan avanzar con una denuncia penal contra los responsables municipales. “Para nosotros está clara la actitud evasiva de los funcionarios”, advirtieron.
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.