Conductor alcoholizado perdió el control del auto y terminó incrustado en una vivienda.




Fue tal el impacto, que el vehículo rompió casi por completo una pared de la casa.

El hombre en estado de ebriedad incrustó su auto en un casa del barrio Popular, y destruyó una pared. 

Afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas fatales. A bordo del Suzuki Fun iba un joven de 23 años, a quien el test de alcoholemia le dio positivo ya que tenía 1.87 de alcohol en sangre. 

El hecho sucedió por calle Pedernera, el automóvil fue secuestrado por la Dirección de Tránsito y por razones de jurisdicción intervinieron en el lugar efectivos de la comisaría 16º.
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario