Primicia: Escándalo en Ituzaingó, varios jóvenes fueron agredidos brutalmente por la policía.






FOTOGRAFÍAS GENTILEZA: CIBERPERIODISMO - JOSÉ VIÑUELA.

El hecho sucedió el día domingo 7 de enero a las 07:00 am en Ituzaingó Corrientes, unos jóvenes volvían del "PARADOR HOPE". En el barrio Mil viviendas de esa localidad otro grupo de amigos que viajaban delante de ellos en un automóvil habían cruzado en contra mano y la policía los perseguía.

Ante esta situación el dueño y conductor del automóvil se da a la fuga y la policía detiene a un ciudadano identificado como (Rodrigo Meza) arrojándolo y agrediéndolo físicamente contra el capó del automóvil.

El denunciante Fernando Galera interviene y explica a las autoridades que el conductor de dicho vehículo al cual perseguían se había dado a la fuga, como uno de los uniformados no dejaba de agredir a (Rodrigo M), otro joven identificado como Patricio, Pertus decide filmar lo que sucedía, estos policías al advertir que estaban siendo grabados por este joven comienzan a tratar correctamente a Rodrigo.

Una vez la situación entró en dialogó los uniformados mencionaron que detuvieron a Rodrigo Meza, por no poseer el documento de identidad y no por ser quien manejaba el automóvil. En ese momento otro móvil policial (camioneta) con varios efectivos policiales se bajan y agreden físicamente de manera brutal a los jóvenes sin brindarles explicaciones.

Posterior a la agresión fueron esposados y trasladados hasta la comisaría, una vez allí los jóvenes quienes se encontraban en el suelo, comienzan a ser salvajemente agredidos con patadas, trompadas, arrastre del cabello y hasta con escupitajos.


"Nos pateaban, se reían, a Rodrigo con las esposas puestas lo arrastraban del pelo por todos lados (fíjate en la foto se observa que tiene partes sin pelo) nos pegaban mientras nos decían: “Van a sangrar, van a sangrar hijos de puta, obereños de mierda”. 


Después de esa brutal paliza los llevan a la parte trasera de la comisaría en donde luego de obligarlos a colocarse de rodillas y con las esposas aún en la mano comienzan nuevamente a ser agredidos.

Luego de la hora de estar arrodillados y recibiendo golpes en todos lados los trasladan hasta una celda donde permanecieron por más de media hora "Incomunicados".

Son trasladados hasta un hospital zonal para que una médica revisara los golpes, durante ese trasladado estos jóvenes fueron advertidos por los policías de "No hablar de lo sucedido".

La médica al notar la cantidad de golpes que tenían en el cuerpo pregunta a los jóvenes como se habían lesionado y por miedo a nuevas represalias el joven Patricio P, responde que se había lastimado con sus amigos, Fernando Galera (el denunciante) menciona que no sabia el origen de los golpes y otro de los jóvenes Rodrigo Meza, manifiesta a la médica que la policía los había agredido de manera brutal cuando los detuvieron.

Luego de esto son trasladados nuevamente hasta la comisaría donde son sometidos al test de alcoholemia el cual dio a todos como resultado Positivo (0.95 Fernando, 1.34 Patricio, 1.74 Rodrigo), son trasladados a una celda en carácter de "incomunicados", solicitaron realizar llamadas a sus padres debido a que eran oriundos de Oberá Misiones, pero estos niegan el pedido y son agredidos verbalmente con insultos.-

Dos horas después el abogado del joven Patricio, Pertus se presenta en la comisaría gracias a algunos testigos que observaron lo sucedido y el increíble accionar de los policías.

Luego aparentemente de dialogar los uniformados con el abogado del joven, un uniformado acerca comida, agua y un par de naranjas.

Hasta 18:30 permanecieron bajo arrestó donde los colocaron en libertad, son llevados hasta la oficina del oficial "VEDOYA" para que estos firmen una contravención por "HUIR DE LA POLICÍA Y AGREDIR A PERSONAL POLICIAL FEMENINO".- Hecho que no ocurrió.

El oficial les menciona que debían abonar una multa de $6.300 pesos para recuperar la libertad o debían permanecer 12 días detenidos, en el lugar agentes traen el teléfono celular del damnificado y por orden del oficial de policía es desbloqueado para verificar que dentro de la galería del mismo no se encuentre alguna "EVIDENCIA" del maltrato policial.

Mientras firmaban la contravención hacían chistes y preguntaban de manera "amistosa" detalles de la ciudad donde son oriundos para evitar que los jóvenes "comenten sobre lo ocurrido".

La denuncia ya fue realizada por los ciudadanos que fueron victimas de tal agresión.-
Compartir en Google Plus

1 comentarios :

  1. Escorpio, porque son simple raspones no pasa nada... Pegar así es válido entonces. No podes ser tan retrógrad@! La violencia es violencia y no se justifica con nada. Saludos y espero que sean pocas las personas que piensen como vos.

    ResponderEliminar