La Pampa: Operadora de emergencias salvó la vida de un bebé.


Gentileza: "La Arena" 

Una mujer llamó desesperada al Servicio de Emergencias Médicas (SEM) de La Pampa por que un bebé se habría ahogado mientras comía una fruta.

“Estoy llamando a la ambulancia, quédate tranquila…”, le dice a la angustiada madre mientras espera ser atendida.

Segundos después, una operadora atiende el teléfono del otro lado y se desarrolla la siguiente conversación.

-Vecina: Hola, te llamo desde el barrio Villa Martita, desde la calle Illia, en los departamentitos naranjas. Hay una señora que está con un bebé ahogado. ¿Podrías mandar una ambulancia por favor? 

-Operadora: ¿Un bebé ahogado? 

-Vecina: Sí, estaba comiendo y se ahogó. 

-Operadora: ¿Cuánto tiene el bebé? 

-Vecina: Nada, meses. 

-Operadora: Que lo pongan boca abajo y le peguen entre los omóplatos. 

-Vecina, dirigiéndose a la mamá del bebé: Boca abajo dice que lo pongas y que le pegues en la espalda, entre los omóplatos.

-Operadora: Que la colita esté un poco más alta que la espalda, chicas.

-Vecina, a la mamá: Con la colita más alta que la espalda. De inmediato se escucha el quejido del bebé que toma aire y rompe en llanto. 

-Vecina: Ahí está, ahí está. Gracias, gracias. 

-Operadora: ¿Con qué se había ahogado? 

-Vecina: No sé qué estaba comiendo, creo que durazno. Sí, durazno. 

-Operadora: Si quieren, para más tranquilidad, pueden acercarlo hasta algún centro sanitario, pero si llora y respira bien, ya está. 

-Vecina: Gracias, gracias. Ahora le voy a decir. Gracias. -Era fácil, ¿viste? Está bueno. -Muchas gracias, chau.

La secuencia dura poco más de un minuto. La voz y el tono de Verónica, la operadora de la Línea de Emergencias 107, transmitieron tranquilidad y seguridad durante toda la conversación.

Sobre el final, cuando el bebé ya lloraba y respiraba, hubo espacio también para un diálogo más distendido. La vecina de la calle Illia no paraba de agradecer. Parecía tener una mezcla de gratitud y sorpresa por el desenlace rápido y sencillo que tuvo la emergencia.
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario