Sábado repleto de graves incidentes por parte de seguidores de "Yiyo y Los Chicos 10".








Fotografías de seguidores tomada el día sábado 16, por un lector quien compartió también un vídeo al parecer cuando el grupo se dirigía a otro lugar, el sábado había tocado en el complejo "Punta Este" por sus 25 años.



Gentileza Diario Época

Fanáticos del grupo de cumbia "Yiyo y Los Chicos 10" causaron graves incidentes una vez más el día sábado, esta vez la víctima fue un ma­tri­mo­nio, com­pues­to por una mu­jer de 63 años y un hom­bre de 65, que resultaron heridos ambos con heridas de bala.

Luego de se­rios in­ci­den­tes pro­vo­ca­dos por los “se­gui­do­res” de este gru­po de cum­bia. La pa­re­ja de sexagenarios, ajena a los dis­tur­bios, debieron ser in­ter­na­dos de ur­gen­cia en el Hos­pi­tal Escuela donde luego de horas de trabajo por parte de los médicos lograron extraerles los proyectiles de bala.

Ya des­de la me­dia­no­che hu­bo ex­ten­sas ca­ra­va­nas de mo­to­ci­cle­tas de fa­ná­ti­cos de la agru­pa­ción musical, pri­me­ro por ave­ni­da Te­nien­te Ibá­ñez y lue­go en zo­na de la ave­ni­da Mai­pú, los de­no­mi­na­dos "seguidores" die­ron mues­tra de lo ya co­no­ci­do.

En una ex­ten­sa ca­ra­va­na co­me­tie­ron in­frac­cio­nes de trán­si­to (cir­cu­la­ción a con­tra­ma­no, pa­sar semáforos en rojo, circular sin casco, sin patente, etc).

Mu­chos de ellos lo ha­cí­an en apa­ren­te es­ta­do de ebrie­dad. Al fi­nal, la mo­vi­li­za­ción ma­si­va lle­gó hasta un do­mi­ci­lio de Go­ber­na­dor Cont­te ca­si in­ter­sec­ción con Las He­ras, en el ba­rrio San­ta Ro­sa (pe­ro en el sector po­pu­lar­men­te lla­ma­do “La Viz­ca­cha”), don­de se pro­du­cía la actuación de esa ban­da mu­si­cal en una fies­ta fa­mi­liar. 

Los ve­ci­nos de los al­re­de­do­res co­men­za­ron a alar­mar­se. Que­jas de rui­dos mo­les­tos, de jó­ve­nes alcoholizados obs­tru­yen­do las veredas, ca­lles y otras si­tua­cio­nes que al­te­ra­ron la bue­na con­vi­ven­cia vecinaria que sin paciencia pidieron ayuda a las autoridades policiales.

Era al­re­de­dor de la 2:45 cuando en la ve­re­da de la vi­vien­da de Las He­ras al 2200 es­ta­ban sus due­ños, sen­ta­dos en si­lle­tas identificados como Li­dia y Dio­ni­cio, quie­nes se vie­ron sor­pren­di­dos por repentinas corridas, gri­tos y dis­pa­ros que se ini­cia­ron a la vuel­ta, por Go­ber­na­dor Cont­te, y que continuaron en la esquina para avanzar sobre ellos, sin darles tiempo para refugiarse en su domicilio.

La pa­re­ja co­men­zó a pe­dir au­xi­lio. Fa­mi­lia­res, de­ses­pe­ra­dos, los so­co­rrie­ron mien­tras con­ti­nua­ban los des­ma­nes al­re­de­dor su­yo. A los po­cos mi­nu­tos, en am­bu­lan­cias, lo­gra­ron lle­var­los al Hospital Escuela General San Martín.

La mu­jer pre­sen­taba una le­sión en el ros­tro. Y su es­po­so múl­ti­ples im­pac­tos en tor­so, bra­zos y piernas.

De acuer­do a lo que ha­brí­an ma­ni­fes­ta­do al­gu­nos tes­ti­gos, co­mo tam­bién las víc­ti­mas, ocu­rrió una especie de con­fron­ta­ción en­tre “se­gui­do­res” y po­li­cí­as.

A cau­sa de ello, los dis­pa­ros que cau­sa­ron las le­sio­nes en la pa­re­ja ha­bría par­ti­do des­de el in­te­rior de un mó­vil de se­gu­ri­dad.

La Fis­ca­lía de Ins­truc­ción en tur­no to­mó car­tas en el asun­to.

Or­de­nó las me­di­das de in­ves­ti­ga­ción a fin de es­ta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des en tor­no al ca­so.
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario