Villa Olivari: detienen a pareja transportando un kilo de cocaina




Una pareja posadeña partió rumbo a Rosario (Santa Fe) con la presunta intención de atender cuestiones de salud de uno de sus tres hijos menores y aprovechar para visitar a sus parientes, pero ese discurso formaba parte de una mera actuación porque el objetivo real era transportar hacia la ciudad santafesina más de un kilo de cocaína.

 La maniobra fue detectada el martes a la tardecita por una patrulla vial de Gendarmería Nacional dependiente del Escuadrón 47 (con base en Ituzaingó, Corrientes) 

Se desprende de la información oficial que los federales interceptaron el Peugeot 207 Compact con el que transitaban por la ruta nacional 12 a la altura de la localidad de Villa Olivari, distante a unos 100 kilómetros de esta ciudad.

Fue para un control documentológico de rutina pero terminó siendo uno de los secuestros más importantes, teniendo en cuenta la pureza y el valor de la sustancia en el mercado.

El hombre que manejaba el vehículo justificó los motivos del viaje ante el requerimiento federal y la mujer aportó otros datos que al parecer sonaron contradictorios. En los asientos traseros, las tres criaturas poco entendían sobre lo que estaba pasando con sus padres.

Lo cierto es que los efectivos comenzaron a repreguntar y eso derivó en la intervención del can detector de narcóticos Rafael, cuyo hocico no falló y marcó el sitio exacto donde estaba escondida la droga: la consola central del auto.

Con ese indicio, el vehículo y sus ocupantes fueron trasladados a la dependencia de la fuerza para una revisación más exhaustiva. En ese contexto, el nerviosismo se apoderó por completo del hombre, en tanto que la mujer pedía explicaciones sobre lo que estaba pasando.

La respuesta llegó en menos de media hora, ya que al desmantelar ese sector del Peugeot, sacaron dos paquetes aislados de medianas dimensiones. El test orientativo confirmó que era cocaína de máxima pureza. Pesó 1,023 kilogramos y su valor se calculó en 200.000 pesos.

Los adultos fueron demorados por orden del titular del Juzgado Federal Uno de Corrientes, Carlos Vicente Soto Dávila, que los imputó por delito de transporte de estupefacientes.

Luego de los trámites de rigor la mujer recuperó la libertad en consonancia con la corta edad de los chicos, pero sigue sujeta a la investigación y en los próximos días tendrá que comparecer ante el magistrado.

En cuanto al hombre, se dispuso que permanezca detenido en calidad de incomunicado, al menos hasta que preste declaración en instancia indagatoria.

Sorprendida

En base a fuentes ligadas al procedimiento, la pareja marcó el barrio Itaembé Miní como domicilio, aunque esa versión está siendo corroborada por los investigadores, quienes buscarán llegar a los escalones superiores de lo que suponen se trata de una estructura criminal con aceitados tentáculos que transporta cocaína por medio de mulas.

La mujer -dijeron- expresó durante el tiempo que estuvo demorada que desconocía la presencia de la droga y negó cualquier vínculo con el ilícito. En tanto que el hombre primero se mostró sorprendido pero después habría cargado con la culpa, aunque eso carece de validez hasta tanto no sea ratificado en sede judicial.

En cuanto a la continuidad de la investigación, se supo que la requisa del automóvil permitió la incautación de 10.000 pesos (se presume era parte del pago por el viaje) y dos teléfonos celulares que serán peritados en búsqueda de indicios que permitan descubrir identidades de quienes están detrás de la maniobra.



Fuente: Elterritorio
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario