Un hombre intento atacar a cuchillazos a un automovilista tras una discusión de maniobras.



El he­cho ocurrió al­re­de­dor de las 13:00 del jueves, cuan­do el hom­bre con­du­cía una com­bi mar­ca Mer­ce­des Benz. En un mo­men­to da­do in­ter­cam­bió in­sul­tos con un au­to­mo­vi­lis­ta que iba a bor­do de un Volks­wa­gen Gol, quien es­ta­ba acom­pa­ña­do de su pa­re­ja. Am­bos ve­hí­cu­los si­guie­ron po­co más de tres cua­dras por la men­cio­na­da ave­ni­da que los lle­vó has­ta la pla­za España ubicada entre Carlos Pelegrini y Gobernador Ruiz, don­de se en­cuen­tra una ro­ton­da. Cuan­do el au­to in­ten­ta­ba do­blar por ca­lle Pe­le­gri­ni, la com­bi le ce­rró el pa­so, se­gún los tes­ti­gos se ba­ja­ron y dis­cu­tie­ron. Sin em­bar­go, el con­duc­tor del Mer­ce­des ex­hi­bió un cu­chi­llo con el que ha­bría in­ten­ta­do agre­dir al au­to­mo­vi­lis­ta. Se­gún lo di­cho an­te las au­to­ri­da­des, “ti­ró” dos pun­ta­zos que por suer­te so­lo que­da­ron en el ai­re ya que el mu­cha­cho lo­gró es­qui­var­los.

Lo in­só­li­to es que tras los fa­lli­dos ata­ques, el hom­bre co­men­zó a des­com­pen­sar­se por los ner­vios y se des­ma­yó.

Afortunadamente In­ter­vi­no un agen­te po­li­cial que es­ta­ba de ci­vil, per­te­ne­cien­te a la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción de De­li­tos Com­ple­jos, de­sar­mó al vio­len­to quien po­co pu­do ha­cer pa­ra re­sis­tir­se. El tre­men­do al­bo­ro­to mo­ti­vó a que se pre­sen­ta­ran, ade­más, uni­for­ma­dos per­te­ne­cien­tes a la co­mi­sa­ría ju­ris­dic­cio­nal 4ta y per­so­nal de Se­gu­ri­dad Ur­ba­na Mu­ni­ci­pal (SUM). Los ocu­pan­tes del Volks­wa­gen Gol, ex­pli­ca­ron a las au­to­ri­da­des lo que ha­bía pa­sa­do. Tras ello, el hom­bre fue tras­la­da­do ha­cia la de ­pen­den­cia de la ju­ris­dic­ción. Se­gún se in­di­có, el día an­te­rior al he­cho el hom­bre, iden­ti­fi­ca­do co­mo Wal­ter P., ha­bía pro­ta­go­ni­za­do un in­ci­den­te por pro­ble­mas fa­mi­lia­res en Pa­so de la Pa­tria y ha­bía si­do de­mo­ra­do unas ho­ras. Di­cha si­tua­ción, se­gún con­tó el pro­pio Wal­ter, le pro­vo­có un es­ta­do de la­ten­te ira, la cual con­tu­vo has­ta que ocu­rrió la dis­cu­sión de trán­si­to. Es de­cir, su ar­gu­men­to fue que es­ta­ba en un es­ta­do de emo­ción vio­len­ta. Lo di­cho po­co le sir­vió ya que igual que­dó de­te­ni­do.
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario