Operativo de Gendarmería en vuelos clandestinos



Gendarmería Nacional y la Justicia Federal asestaron un golpe histórico al narcotráfico. Las tareas investigativas de meses arrojaron sus resultados positivos, que se tradujeron en el secuestro de casi dos toneladas de cocaína, el cargamento más grande del que se tenga registro hasta hoy en nuestra provincia.

Las fuerzas de seguridad venían trabajando sobre un posible vuelo clandestino hacia territorio santiagueño, a partir de alertas de los radares que se canalizaron desde Buenos Aires a las bases en nuestra provincia, por lo que comunicaron de esta situación al juez federal Guillermo Molinari, el cual ordenó que se desplieguen todas las unidades necesarias.

Móviles, camionetas y hasta el helicóptero de Gendarmería se trasladaron hasta Los Pirpintos, departamento Copo, distante unos 400 kilómetros de esta ciudad.

Desdee hace tres días se realizaban trabajos de vigilancia, camuflados, por lo que ya se había detectado una casilla sospechosa.

Ayer, con las primeras luces del día, los efectivos que se encontraban en el helicóptero divisaron una aeronave sospechosa. Mientras intentaban aproximarse hacia ella, la nave desconocida hizo una brusca maniobra bajando la altura de su vuelo y "bombardeó" varios bultos.

De inmediato, los gendarmes a bordo del helicóptero trataron de salir en su persecución, pero lógicamente por velocidad les fue imposible. Sin embargo, al pasar sobre la zona donde habían arrojado la carga, observaron que había una camioneta y dos hombres, por lo que decidieron regresar e ir tras ellos.

Durante varios minutos se dio una espectacular persecución. La camioneta no detenía su marcha y el piloto del helicóptero tuvo que maniobrar poniéndolo frente al vehículo y los efectivos dispararon con postas de goma. De esa forma terminaron logrando que los dos ocupantes del rodado se detuvieran en unos sembradíos y así fueron reducidos rápidamente.

Requisa

Con los dos sospechosos inmovilizados, los efectivos requisaron la camioneta 4x4 color blanco marca Toyota. En la caja había 9 bultos de importantes proporciones, los cuales contenían a su vez panes de cocaína.

Se estima que el peso total era de 300 kilogramos.

Los gendarmes identificaron a los dos hombres; uno de ellos es oriundo de Chaco y el otro de Orán, Salta. Los uniformados habrían comenzado a interrogar a los dos sujetos, los cuales trataban de negar lo innegable: la vinculación con la carga.

Al revisar las prendas de vestir de los detenidos, encontraron una llave. Rápidamente lo asociaron con la casilla que habían divisado en el sector.

Comunicaron de la situación al Dr. Molinari, el cual autorizó que se trasladaran hasta ese lugar y procedan a la requisa y el secuestro de todo elemento que pudiera resultar valioso para la investigación. Aún no sabían que allí estaría el grueso de la carga.

Campamento

Los efectivos aguardaron la llegada de los primeros refuerzos y luego se dirigieron hacia el lugar donde se encontraba la casilla, distante unos 4 mil metros, según confiaron altas fuentes ligadas al procedimiento.

Al llegar, encontraron el campamento en medio de una zona montuosa. Los apresados continuaban asegurando que no habían estado en ese lugar. Sin embargo la llave que les habían secuestrado, era la que abría la casilla.

Los uniformados comenzaron a recorrer el lugar. En el interior del campamento encontraron celulares satelitales, documentación y otros elementos importantes.

Cerca de la casilla había un tractor y junto a él una tolva. Al inspeccionarla se llevaron una gran sorpresa; había otros 53 bultos de idénticas características a los que fueron encontrados en la camioneta horas antes.

La carga total se estima en más de 1.700 kilogramos, uno de los más grandes de la historia de la provincia. Los secuestros y los detenidos fueron trasladados en horas de la noche a Monte Quemado y se aguardaba su llegada a Santiago hoy por la mañana.
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario