En Corrientes volver a clases puede costar desde $2.200 hasta $7.000 por niño



UTILES. Los padres que ya hicieron sus primeras compras recomiendan caminar en busca de precios.

A pocos días del inicio de un nuevo ciclo lectivo, muchas familias ya comienzan a recorrer el centro en busca de ofertas de útiles y uniformes. En un breve sondeo que realizó El Litoral, se pudo recabar los principales precios, las subas y algunas estrategias para ganarle a la inflación.



A pocas semanas del inicio de clases, el gasto en insumos escolares comienza a repercutir en la economía de muchos hogares y los días previos se convierten en momentos claves para que los niños se equipen con todo lo necesario para arrancar un nuevo ciclo lectivo.
Como viene ocurriendo desde hace varios años, en medio de un contexto inflacionario, hubo subas en los precios de los útiles escolares, uniformes, cuota mensual de las escuelas privadas y transporte escolar. En todos los casos los aumentos rondan el 20% y en algunos bienes alcanzan a un 30%.
Pero en total, ¿cuánto cuesta volver a clases?
De acuerdo a un relevamiento realizado por El Litoral, este año enviar a un niño a una escuela pública puede costar más de $2.200. En dicha suma se contempla el gasto en útiles escolares (cuya canasta con mochila incluida alcanza los $1.000), un uniforme básico que ronda los $1.000 (incluyendo zapatos o zapatillas económicas), más el pago de la cooperadora e inscripción, que en las escuelas públicas no supera los $200 y es optativo.
Del otro costado, se encuentran los niños que asisten a colegios privados en cuyo caso el gasto promedio puede superar los $7.000, contemplando: uniforme (que sin zapatos cuesta entre $1.000 y $1.500), los zapatos que suman mil pesos más, los útiles escolares (con una canasta promedio que alcanza los mil pesos), las zapatillas (que puede conseguirse entre los $600 a más de $2.000), más la cuota mensual del colegio que en diciembre subió un 20% (cuyo gasto promedio es superior a los $1.000), y el transporte escolar que este año estiman que costará unos mil pesos (aunque siempre depende del recorrido).

Gastos extras
Cuando se habla de uniforme, lo primero que viene a la mente es el clásico guardapolvo blanco o la camisa blanca con corbata y pantalón (o pollera). No obstante, el conjunto deportivo también se suma a la lista de la indumentaria requerida por la institución educativa.
Para armar un conjunto deportivo se puede gastar entre $300 y $1.500. El monto final va en aumento de acuerdo al talle y confección, pero en líneas generales los pantalones cortos de niños se pueden conseguir desde $79 hasta más de $200, las calzas desde $69 hasta más de $300, y para invierno los buzos o camperas rondan entre los $300 y $800. A esto se debe sumar las zapatillas que cuestan desde $300, $400 (las de abrojo) hasta más de $1.000 las de primera marca.
Muchos optan por comprar conjuntos de marcas deportivas, que tienen un costo de entre $1.000 y $3.000.
Por otra parte, los conjuntos deportivos de las escuelas privadas, debido a que incluyen un bordado merecen una confección artesanal. Esto eleva los costos al punto pueden cuestan desde $350 a más de $1.000. La indumentaria de invierno puede sumar entre $900 y $1.100 (entre campera, buzo y pantalón de algodón).

Estrategias y consejos
En líneas generales la vuelta al colegio puede costar, por niño, desde $2.200 a más de $7.000. (Ver informe detallado en página 11). En dicha suma se tuvo en cuenta valores intermedios de los principales productos o servicios, es decir que el gasto total en cada hogar dependerá de las necesidades individuales del estudiante en cuestión.
Aun así, no caben dudas de que la vuelta al colegio repercutirá en el bolsillo de las familias por lo que, en muchos casos, los padres hacen malabares para alcanzar a cubrir los costos de estas fechas.
Así por ejemplo mientras Julieta se probaba un guardapolvo, su mamá comentaba a este medio: “Mis hijas se pasan el uniforme entre ellas, este año le tocó estrenar a ella. Así hacemos con la ropa para que estire un poco más, pero siempre hay gastos”.
Otro de los secretos de ahorro comentado por varios padres, es el de adelantarse a la inflación con una compra anticipada. En este sentido, Yanina una mamá indicó: “Compré en diciembre todos los útiles y no gasté más de $700, ahora me sorprendí con algunos productos que los vi mucho más caros”.
Asimismo desde una librería expresaron que muchos tutores se adelantaron a la compra de útiles movilizados por descuentos que se lanzaron en los meses de diciembre y enero.
En tanto que desde una casa de uniformes, Belén expresó que todavía están vendiendo el remanente de indumentaria que quedó del año pasado, “por eso tuvimos mucho movimiento, los papás aprovecharon que teníamos indumentaria con precio 2016. Pero nos queda muy poco, así que el lunes llegarán nuevos productos con subas de un 30%”.
Una tendencia que también se mantiene firme es la de reutilizar mochilas, cartucheras, lápices de colores o reglas que se encuentren en buen estado. “Este año no compré ni mochila ni cartuchera, mis hijos por suerte entienden la situación así que ni se dieron cuenta”, expresó por ejemplo Carla una mamá.
Además dependiendo del comercio consultado, los costos tienen importantes variaciones. Tal es así que un consejo que se repite entre los padres, es el de “caminar y recorrer en busca de precios”.
Del otro costado del mostrador, los vendedores aconsejan realizar las compras con tiempo, para evitar el amontonamiento de último momento.

EL LITORAL
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario