Toma de rehenes: “Con el certificado de buena conducta debería exigirse una test psicológico”



La toma del local que se produjo el miércoles en una conocida remisería de Co­rrientes dejó al descubierto no sólo una actividad, que muchas veces roza la infor­malidad, con muchas falen­cias y que evidencia la esca­sez de controles por parte de la Secretaría de Transporte de la Municipalidad.

La gravedad radica en que cualquier persona de entre 21 y 65 años puede acceder a la habilitación de un remís sin demasiados contratiem­pos. En Corrientes están ac­tivos 3.400 remises pertene­cientes a unas 32 agencias.

Si bien los requisitos son varios, ninguno es tan difícil de obtener como cualquier trámite.

Después del conflicto suscitado el miércoles, el defensor de los Vecinos de Corrientes, Javier Rodríguez, reconoció a NORTE de Co­rrientes que en esas oficinas no han recibido reclamos por el servicio, pero de to­dos modos recordó que “las agencias de remises deben exigir, además del certifica­do de buena conducta, un test psicológico”.

Desde la Asociación de Re­miseros de Corrientes, Juan Castillo comentó a este dia­rio que “son varios los requi­sitos y que son las agencias las que en forma privada de alguna manera contratan el servicio de un chofer”.

“La mayoría de los cho­feres son monotributistas sociales y ninguno tiene la obligación de quedarse en una empresa, puede elegir con cuál agencia trabajar y de qué manera, ya que es una actividad independiente”.

La utilización de remises es algo muy frecuente y co­mún en la ciudad y a raíz de lo ocurrido el miércoles último, muchos pasajeros comenzaron a intercambiar a través de las redes sociales diversas vivencias que tu­vieron con el servicio y con algún chofer.

De eso se desprendió que ante situaciones de agre­sión verbal, acoso o algún otro hecho desagradable por parte de los conductores de remises, las denuncias del pasajero afectado recaen so­bre las agencias pero no sin antes tener que realizar una exposición policial.

Según explicaron, algunas agencias de remises ante casos de denuncias por mal­trato o actitudes desafortu­nadas de remiseros hacia los pasajeros, se les exige una exposición policial sobre lo ocurrido. Pero también re­conocen que no siempre los choferes son sancionados o se los desvincula de la em­presa, ya que eso depende de los dueños de los móviles.

En caso de que la empresa decida no contar más con el servicio de ese conductor, esa persona sólo se cambia de empresa.s

CONTEXTO

Tras el conflicto que se produjo en la remi­sería Apipé durante la mañana del miér­coles ante el pedido de contrato por parte de el ex trabajador de la empresa, dejó al descubierto la activi­dad informal de los remises y la falta de controles.

Según la empresa, el hombre habría to­mado de rehenes a sus excompañeros exi­giendo que le devuel­van el trabajo y que lo contraten formalmen­te. Sin embargo, desde el sector dicen que es un trabajo indepen­diente.

Norte
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario