Se duplicaron los casos de chicos con gastroenterocolitis

Este mes se duplicaron los casos de chicos con gastroenterocolitis. Médicos dicen que muchos padres intentan calmar el malestar de sus hijos con yuyos y que eso empeora el cuadro. Los menores de cinco años tienen más riesgo de deshidratación.

Con la lle­ga­da de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, el Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co “Juan Pa­blo II” es­tá acos­tum­bra­do a re­ci­bir más ca­sos de ni­ños con cua­dros de gol­pe de ca­lor, des­hi­dra­ta­ción o gas­tro­en­te­ro­co­li­tis. Es­te di­ciem­bre no fue la ex­cep­ción y se­gún da­tos su­mi­nis­tra­dos por el Ser­vi­cio de Emer­gen­cias de es­te cen­tro de sa­lud, por día hay unos 30 ca­sos de ni­ños con cua­dros de vó­mi­tos y dia­rre­a. Se­gún in­for­ma­ron des­de es­ta áre­a, un da­to lla­ma­ti­vo es que en los úl­ti­mos dí­as la ma­yo­ría de es­tas si­tua­cio­nes se de­bie­ron a ca­sos de chi­cos que in­gi­rie­ron in­fu­sio­nes ca­se­ras.




“To­do el tiem­po es­ta­mos re­ci­bien­do chi­cos con fie­bre, vó­mi­tos, dia­rrea y mu­chos de ellos ter­mi­nan in­ter­na­dos con aci­do­sis me­ta­bó­li­cas y te­ne­mos que re­com­po­ner­los. La ma­yo­ría de los ne­nes que se in­ter­na­ron tie­ne que ver con es­te cua­dro de aci­do­sis me­ta­bó­li­ca que se de­sen­ca­de­nó por con­su­mir yu­yos, más bien in­fu­sio­nes ca­se­ras”, ex­pli­có a es­te dia­rio la je­fa del área de Emer­gen­cias del Juan Pa­blo II, Gra­cie­la Cas­se­lla.
Se­gún ex­pli­ca­ron, des­de el hos­pi­tal ac­tual­men­te es­tán tra­ba­jan­do a ca­ma ca­lien­te por la can­ti­dad de ca­sos de des­hi­dra­ta­ción. Se­gún ex­pli­can los pe­dia­tras, son múl­ti­ples fac­to­res los que con­flu­yen a que se acre­cien­ten de es­ta ma­ne­ra los ca­sos. Por­que con las al­tas tem­pe­ra­tu­ras hay más po­si­bi­li­da­des de que ha­ya ali­men­tos en mal es­ta­do si no se tu­vie­ron los cui­da­dos ne­ce­sa­rios co­mo así tam­bién si los ni­ños, so­bre to­do los me­no­res de dos años, no be­ben su­fi­cien­te agua hay más po­si­bi­li­da­des de que cai­gan en des­hi­dra­ta­cio­nes.
“El ve­ra­no en ge­ne­ral trae más ries­gos, ade­más de la co­mi­da los chi­cos es­tán más ex­pues­tos a los bi­chos por­que es­tán en la pi­le­ta o en el río y tra­gan agua y eso les pue­de de­sen­ca­de­nar una in­to­xi­ca­ción”, se­ña­la Ca­se­lla. Y agre­gó: “Tam­bién es­tá el pro­ble­ma de que hay muy po­co cum­pli­mien­to de las nor­ma hi­gié­ni­co die­té­ti­cas, no hay una hi­gie­ne a con­cien­cia de los ries­gos y eso tam­bién jue­ga en con­tra con la sa­lud de los ne­nes”.



In­fu­sio­nes
Los ca­sos de des­hi­dra­ta­ción tras in­to­xi­ca­cio­nes con in­fu­sio­nes ca­se­ras se re­pi­ten año a año en el Pe­diá­tri­co. Se­gún in­for­mó el per­so­nal, mu­chas de las ma­dres es­tán acos­tum­bra­das a que sus ni­ños in­gie­ran re­me­dios ca­se­ros ela­bo­ra­dos a par­tir de yu­yos, el pro­ble­ma es que es­tos pre­pa­ra­dos pue­den ser su­ma­men­te per­ju­di­cia­les pa­ra los más pe­que­ños. “Las ma­más cuen­tan que cuan­do tie­nen a al­gún ne­ne des­com­pues­to pri­me­ro lo lle­van al cu­ran­de­ro o a al­gu­na ve­ci­na que les pre­pa­re una in­fu­sión, no se dan cuen­ta que eso los per­ju­di­ca y com­pli­ca más el cua­dro”, sos­tu­vo la Je­fa de Emer­gen­cias.

***

Advertencia de la Sociedad Argentina de Pediatría

Se­gún in­for­ma la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Pe­dia­tría (SAP), los dí­as de al­ta tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad pue­den trans­for­mar­se en un gran ries­go pa­ra la sa­lud de ni­ños, es­pe­cial­men­te si se tra­ta de los me­no­res de cin­co años y más aún los be­bés que tie­nen me­nos de un año. En es­te sen­ti­do re­cuer­dan la im­por­tan­cia de in­ge­rir agua con cier­ta fre­cuen­cia, co­mo así tam­bién man­te­ner a los me­no­res en lu­ga­res fres­cos. En ca­so de ma­re­os, fie­bre, agi­ta­ción o do­lo­res de ca­be­za re­co­mien­dan ha­cer la con­sul­ta in­me­dia­ta con un es­pe­cia­lis­ta.

época
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario