"El Gauchito es un ícono de identidad nacional"

Andrea Ghilino impulsa un proyecto que busca declarar al popular personaje correntino patrimonio cultural inmaterial. La idea surgió a partir de una muestra llamada Gracias Gauchito Gil, la hierofanía del rojo.


Entrevistada por EL LIBERTADOR, Andrea Ghilino contó cómo surgió su interés por el legendario gaucho mercedeño y dio detalles sobre la iniciativa que busca declararlo patrimonio cultural inmaterial. También explicó de qué se trata la muestra que organiza, la cual se realiza en la Casa de Corrientes de la ciudad de Buenos Aires hasta el 8 de enero.

LOS INICIOS

-¿Cómo surgió tu interés por el Gauchito Gil?
-Recorriendo las rutas argentinas en viajes familiares comenzaron a llamar mi atención las tiritas rojas en muchos árboles. Recuerdo que la primera vez que paramos el auto y bajé a mirar de qué se trataba, estaba anocheciendo, en la ruta que va de Mar del Plata a Miramar, las velitas rojas estaban prendidas sin la imagen del Gauchito; había cartas y banderas bordadas que decían "gracias". Eso fue en agosto de 2011.
A partir de ese momento paramos siempre que pudimos el auto a tomar fotografías. Quería tener un registro de imágenes de un fenómeno sociológico que aparecía en rutas y ciudades, y que abarca a todos los niveles socioeconómicos. Viajamos al Norte en tres oportunidades y los viajes en auto nos llevaron mucho más del promedio, ya que parábamos a sacar fotos. Sacamos más de 2.000.

LA MUESTRA

-¿Cuándo decidiste llevar adelante la muestra y de qué se trata, a que apunta?
-Una cosa llevó a la otra. Cada vez que tomaba una foto, subía al auto y decía "esto es increíble, esto hay que mostrarlo". Con tantas imágenes y cursando posgrado de Gestión Cultural, armé el proyecto de homenaje al Gauchito Gil a través del arte. Comencé por buscar el espacio de la muestra y entendí que el ideal era la Casa de la Provincia de Corrientes, no podía ser otro. El delegado de la Casa, Milciades Aguilar, nos abrió las puertas y nos dio todo su apoyo. Habíamos acordado en abril que íbamos a cerrar el año con el homenaje al Gauchito Gil como último evento cultural del año.
Tenía fotos mías, sólo de algunas provincias, pero quería mostrar que el Gauchito estaba en todo el país, entonces armé una página de Facebook llamada Santuarios del Gauchito Gil, convocando a los promeseros a participar del homenaje enviando fotos de los santuarios. La página hoy tiene más de 32.000 me gusta y recibí más de 5.000 imágenes de altares en las casas y en rutas; también de tatuajes. Fue imposible en un espacio reducido mostrar todo el material, pero sí quería mostrar la diversidad, la magnitud, la comunión.
Armé una convocatoria fotográfica nacional, para mostrar los distintos paisajes de nuestro país, identificándolos como argentinos por los santuarios del Gauchito. Convoqué a Mariela Zunino, documentalista, para hacer un video. A Miriam Arrube para la instalación, y también en todo aportó tiempo, ayuda y diseño Laura Savio. Quería transmitir esa diversidad a través de distintas expresiones culturales.
La muestra fue la inauguración de un proyecto de arte popular itinerante, colectivo, solidario. Con la participación de la comunidad promesera, con la invitación a artistas locales en cada itinerancia y con la posibilidad de firmar la petición para la declaración de patrimonio cultural inmaterial.
La muestra nos empapa de arte popular argentino, con una mirada artística e inclusiva destacando la figura del Gauchito Gil como ícono de identidad nacional, donde el protagonismo lo tiene el seguidor, sus promesas y agradecimientos.
-¿Por qué la muestra lleva el nombre Gracias Gauchito Gil, la hierofanía del rojo?
-El hombre entra en conocimiento de lo sagrado porque se manifiesta, porque se muestra como algo diferente por completo de lo profano. Para denominar a esa manifestación de lo sagrado Mircea Eliade (filósofo e historiador de las religiones) propone el término de hierofanía. Los altares se visualizan a partir de la presencia del color rojo como metonimia del elemento de adoración. Es decir, cuando se ven tiras de tela roja colgadas de algún árbol, se sabe que son del Gauchito.

INICIATIVA

-La idea de impulsar lo del patrimonio inmaterial, ¿es complementaria a la muestra o se dio después?
-La idea de impulsar lo del patrimonio inmaterial surgió después. Cursando el posgrado de Gestión Cultural, me di cuenta que el culto popular al Gauchito Gil es patrimonio cultural inmaterial debido a que se transmite de generación en generación, es tradicional, contemporáneo y viviente al mismo tiempo, es integrador y representativo. El Gauchito es un ícono de identidad nacional.
-¿Qué pasos habría que cumplir para lograr ese objetivo?
-El proceso es muy largo. La declaración tiene que estar basada en la comunidad. Debe ser reconocida como tal por las comunidades, grupos o individuos que la crean, mantienen y transmiten. A partir de eso comenzamos por el primer paso que es juntar firmas de la comunidad promesera para respaldar la petición. En la página del proyecto que es www.hierofaniadelrojo.com, está el archivo modelo para descargar e imprimir. Todos los que quieran firmar, pueden hacerlo y enviarlo por correo.
-¿Qué implicaría si se lograra?
-Se favorecería la creación de espacios destinados a su manifestación y expresión. Y se aseguraría el reconocimiento, respeto y valorización.
-La idea, ¿está vinculada a la figura del Gauchito como ícono de fe y devoción o por su significación cultural?
-Van de la mano. Existe una simbiosis, ya que quien lleva todos los materiales y arma un santuario a orillas de una ruta en el medio de un desierto, sin dudas está movido por la fe, pero tiene significación cultural.
El Libertador
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario